Tienes deshabilitado JavaScript en tu navegador, y InnovaCulinaria lo necesita para funcionar. Habilítalo para que esta página funcione correctamente.

India

La cocina india representa un conglomerado de sabores, texturas y apariencias; es tan rica como diversa es su cultura y su pueblo. Gracias a la fragancia que desprenden sus platos y al peculiar sabor de sus especias, es una de las cocinas del mundo con un sabor más definido y fácilmente identificable. Su verdadera base es la mezcla de especias que aporta un sabor muy peculiar y por sus recetas vegetarianas. Destaca el uso de legumbre, el gusto por los aperitivos y la importancia de los derivados de la leche, utilizados a menudo en la elaboración de postres.
La gastronomía India surge como resultado de la diversidad de culturas que la han enriquecido. Junto a las antiguas civilizaciones occidentales, también ha recibido aportaciones de los países de su alrededor y de los colonizadores europeos, que aportaron los alimentos americanos (chiles o patatas). La cocina inglesa tuvo una fuerte influencia originando una cocina de alta sociedad. Se dice que si en la India se consumen carnes es debido a la influencia francesa. De los colonos portugueses heredaron muchos postres. También mencionar a los musulmanes y el kebab (carne de cordero a la parrilla). De los invasores de Asia central que ocuparon el norte destacan los emperadores mogoles que introdujeron unos gustos refinados y el amor por la gastronomía.
Pese a la dificultad de fraccionar un país tan extenso, puede señalarse que la cocina del norte es sofisticada, basada en el uso de una enorme variedad de tortas de pan. Se distingue por el uso de productos lácteos como ingrediente de diferentes platos, en su mayor parte vegetarianos. El pescado y los mariscos son muy populares en las zonas costeras. Muchos platos de carne tienen influencias musulmanas.

Los platos del sur de la India son más ligeros y tienen como ingredientes principales el arroz y el coco. La práctica de la naivedia (el ritual de ofrecimiento de la comida a la estatua del dios Krishná) en Udupi, Karnataka, dejó un estilo propio conocido como Udupi. La variedad de platos que ofrecen al dios motiva a los cocineros a ser innovadores.
La tawa o parrilla empleada para cocinar panes planos diversos, así como el empleo del tandoor (un horno cilíndrico calentado con carbón vegetal de origen persa) para cocinar panes.
Tradicionalmente la comida se hacía sentado sobre el suelo o tumbado en esterillas. La experiencia aromática y gustativa se completa con las sensaciones táctiles, la comida se recogía del plato con cuatro dedos de la mano derecha (exceptuando el índice, que se considera sucio).
El estilo de vida (madrugar para evitar las horas de excesivo calor) se asocia a la costumbre de comer aperitivos a todas horas del día. La comida principal suele constar de un plato de carne y otro de verduras (o dos platos vegetarianos), servidos en pequeñas cantidades en una bandeja redonda (thali). Se acompañan de legumbres, ensaladas o sopas ligeras. En todas las comidas están presentes los panes o los platillos de arroz. Las comidas diarias suelen finalizar con fruta fresca. Sin embargo, acostumbran a regalarse pudines y pasteles selectos.El té es una de las bebidas que más acompañan a los platos indios, aunque los habitantes del sur prefieren el café.


 
ref.lugar: 34, actualizado el 22-01-2013